Accede a la noticia completa y original en el medio que fue publicado aquí: Leer más

La función que le ha encargado su mediocre domador-el más veterano, como buen gallego, no toca a un tigre ni con un palo de tres metros- es la de debilitar, ya sabe que esta vez es imposible echarle, al tigre Sánchez, todavía joven. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *